De menos a más en Fuenlabrada

Fuenlabrada, otro año más, ha competido en la élite del baloncesto nacional, esta vez, sin embargo, con muchas más dificultades que en otras temporadas. Finalmente la salvación se ha logrado y el equipo ha dado un vuelco importante en su imagen.

 

La temporada de Liga ACB ha terminado para Fuenlabrada, una temporada de dificultades, con un equipo yendo de menos a más de forma clara. Muchas turbulencias en el trayecto de la liga, con cambio de entrenador, un equipo que no daba los resultados que se esperaban e incorporaciones valiosas a mitad de temporada. Al final, el objetivo de la salvación deportiva era lo principal. Otro año que termina, y otra vez la salvación es un hecho, esta vez, sin embargo, sin ser el equipo competitivo que nos tenía acostumbrados con anterioridad.

 

Difícil y duro comienzo de liga

El equipo de Porfirio Fisac iniciaba la temporada conbajas destacables como la de Saúl Blanco, Kirk Penney o Mike Hall, y con solo las incorporaciones del tirador Gladyr y el puertorriqueño James Feldeine, proveniente de la liga LEB iniciaba un duro camino en liga regular. La base del equipo giraba entorno las dos incorporaciones y los interiores Leo Mainoldi y Sené, con una rotación en banquillo basada en jugadores jóvenes.

Los de Fuenlabrada iniciaban su andadura en ACB con una derrota muy clara ante Valencia en la Fonteta que lo situaba en la última posición de la clasificación, lugar que no iba a abandonar hasta la consecución de la quinta jornada de liga, en la que conseguirían la primera victoria ante Lagun Aro con un partido muy meritorio de Mainoldi y Gladyr, que erigieron como referencia ofensiva del equipo. Esta, iba a ser la última victoria de Fisac como entrenador de Fuenlabrada, puesto que tras la derrota ante Gran Canaria en la jornada 7 éste iba a ser destituido.

 

Cambio de entrenador y nueva imagen

Con la destitución de Porfi Fisac, Trifón Poch cogía las riendas de Fuenlabrada, estrenándose ante un Regal FC Barcelona en un mal momento. El equipo, a pesar de la derrota, plantó cara y se mostró mucho más competitivo. Tras dos derrotas por tan solo tres puntos, los de la Comunidad de Madrid conseguían una victoria muy trabajada ante Valladolid. Diciembre se presentaba como un mes favorable para ellos. Tres victorias a lo largo del mes situaban al equipo fuera de las plazas de descenso, más victorias en este mes que en lo que había de temporada.

Los Reyes Magos llegaban a Fuenlabrada con antelación, y con el inicio de 2013 les traían al jugador que iba hacerles cambiar, de forma definitiva, la dinámica del equipo, este no es otro que Rob Kurz, que tras hacer la pretemporada con Boston Celtics se encontraba sin equipo. El entrenador los describía así: “”Kurz hace muchas cosas en la pista, es un jugador bastante completo al que no se le puede encuadrar en una de las posiciones interiores porque puede hacer las funciones tanto de cuatro como de cinco”. 

La primera fase de la liga regular terminaba con Fuenlabrada realizando su peor temporada, pasandode codearse con los puestos europeos a jugara para escapar del descenso. Cambio de entrenador e incoporación de Rob Kurz hacían presagiar que esto podía cambiarSené, totalmente recuperado de su lesión de rodilla anterior, que le dificultaba el juego, Mainoldi haciendo sus números, y Feldeine como el máximo activo en juego ofensivo, hacían creer que salvarse era posible.

Segundas partes pueden ser mejores

La primera mitad de la liga los ubicaba a una sola derrota de los sitios de descenso, pero el cambio era obligado desde el principio. En la primera jornada les visitaba Valencia, que en el primer partido les había humillado, esta vez el regalo era para Fuenlabrada que conseguía una victoria de mérito, seguida de otra en la complicada vista de Obradoiro, primera vez en temporada que se conseguían dos victorias consecutivas. Pero una victoria en cinco encuentros, unido a una tímida reacción de Lagun Aro los volvía a condenar al descenso.

Estas derrotas habían conjurado al equipo a seguir luchando, y en la jornada 26 se iniciaba una racha de cuatro victorias de merito, que unidas a derrotas de Lagun Aro y Manresa, e incluso en partidos entre los tres, les situaban con la salvación de forma casi decidida. Ubicados en una cómoda decimocuarta posición, y a 3 derrotas del descenso, les permitían afrontar un fin de temporada más o menos cómodo vista la temporada en perspectiva. De esta manera terminaban en la misma posición con 12 victorias,  8 de ellas conseguidas en una buena segunda vuelta.

 

Futuro incierto

El fin de temporada ha traído una de las peores noticias posibles, el patrocinador Mad-Croc abandona al equipo madrileño. Con la falta de este patrocinador muchos interrogantes se abren ahora para los dirigentes del equipo. Trifón Poch aún no ha renovado, los jugadores con más mercado comoFeldeine, Kurz o Gladyr puede que sean vendidos para conseguir así dinero y economizar sueldos. Complicado verano el que se espera en Fuenlabrada, mucho trabajo y pocos recursos, lo que es seguro, como siempre ha sido, es que conseguirán traer lo justo y necesario para seguir compitiendo y luchar por seguir en ACB.

@amicdeporcs_CA

Anuncis

Quant a luffo12

Un petit espai d'un jove que busca expressar allò que li ve de gust tal i com raja.
Aquesta entrada ha esta publicada en Basket, Encancha. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s